Entradas

Lección 200 - Un Curso Acertado Sobre Milagros

Imagen
Paz, con mayúscula, es el estado en el que nos encontramos en la Eternidad por ser amados y amar, es saber que como Almas somos Uno en Cristo, el Hijo único de Dios, Quien es Uno con Su Padre, en perfecta quietud y perfecta libertad de todo peligro, conflicto, culpa o escasez. En minúscula, cuando pensamos y percibimos con el Espíritu Santo, paz es el estado que experimentamos en el mundo real cuando hemos perdonado totalmente al otro y extendido los milagros que nos ha sugerido el Espíritu Santo. Pero cuando pensamos con el ego, paz es el estado que se puede obtener transitoriamente según los acuerdos y leyes del mundo.

Lección 199 - Un Curso Acertado Sobre Milagros

Imagen
El cuerpo —cuando pensamos con el ego— es su encarnación, regido por las leyes de este mundo y constituye la prueba viviente de que este mundo es real y de que estamos realmente separados de Dios y unos de otros. Pero cuando pensamos con el Espíritu Santo, el cuerpo es el medio por el cual el Hijo de Dios recobra la cordura. Aunque el cuerpo fue concebido para encerrar al Hijo en el infierno sin escapatoria posible, ahora la meta del Cielo va a substituir a la búsqueda del infierno, y como el Hijo único de Dios que realmente somos, extendemos nuestra mano para tomar la de nuestro hermano y ayudarlo a caminar el sendero con él. Ahora nuestros cuerpos se han vuelto santos y nuestras mentes unidas y acertadas sirven para cura

Lección 198 - Un Curso Acertado Sobre Milagros

Imagen
Es realmente imposible que te hagan daño. Y, sin embargo, las ilusiones hacen ilusiones. Si eres capaz de condenar, se te puede hacer daño. Pues has creído que puedes hacer daño y el derecho que te has otorgado a ti mismo ahora puede usarse en tu contra hasta tanto no renuncies a él, por no tener ningún valor y ser indeseable e irreal. Sólo entonces la ilusión dejará de tener efectos y todos los que parecía haber causado quedarán deshechos. Entonces serás libre, pues la libertad es tu presente y ahora podrás recibir el presente que diste.

Lección 196 - Un Curso Acertado Sobre Milagros

Imagen
Aclaración de crucifico: cuando pensando con el ego ataco a otro.

Lección 194 - Un Curso Acertado Sobre Milagros

Imagen
Para que la oración "Pongo el futuro en Manos de Dios" tenga sentido y significado para ti y traiga paz a tu vida, se requiere que previamente hayas aceptado el Redimir para ti y lo estés practicando, es decir, que estás ejerciendo lo mejor posible la función que Dios te ha dado de perdonar y extender milagros. Luego, las experiencias de instantes santos en el mundo real, en las que no hay pasado ni futuro sino solamente el presente, reflejo aquí de nuestro eterno Presente como Almas perfectas y eternas Uno en Cristo, el único Hijo de Dios y Uno con Nuestro Padre y Creador en Su Unicidad, van a reforzar la creencia que quieres creer que nuestra verdadera Realidad es Nuestra eterna Unicidad con Dios y no la realidad del ego que tus sentidos perciben. Entonces, en esos instantes santos en los que experimentas únicamente el presente del mundo real, puedes decir con fe que pones el futuro de todos nosotros, Uno en Cristo, en las manos de Dios.

Lección 192 - Un Curso Acertado Sobre Milagros

Imagen
Nuestra verdadera función es tratar de ser aquí un reflejo de lo que realmente somos todos en la eterna Unicidad: Almas, Uno en Cristo, el Hijo único de Dios; reflejo que se logra en el instante santo del mundo real, después de haber aceptado el Redimir para sí mismo y luego, haber perdonado totalmente a otro y extendido los milagros sugeridos por el Espíritu Santo. A cada persona el Espíritu Santo le asigna una función especial en la salvación que sólo ella puede desempeñar; porque es una parte que le fue asignada únicamente a ella. Y el plan no se habrá llevado a término hasta que ella descubra cuál es su función especial, y desempeñe la parte que le fue asignada para completarse a sí misma en el otro y en los demás, en un mundo donde rige la incompleción.

Lección 191 Un Curso Acertado Sobre Milagros

Imagen
Santo, cuando se refiere a Dios: El que es perfecto, libre de toda preferencia y separación, Uno con todo en el Amor, la Paz y la Alegría eternas. Cuando se refiere a nosotros, aquí: el reflejo de la Cualidad de santo de Dios. El Hijo único de Dios o Cristo, en Quien todos —como Almas— somos realmente Uno, y Quien es Uno con Dios en Su eterna Unicidad. Nos convertimos aquí en el reflejo de Cristo cuando pensamos y percibimos con el Espíritu Santo, perdonamos totalmente al otro (s) y extendemos los milagros que nos sugiera el Espíritu Santo. Pero cuando pensamos con el sistema de pensamiento del ego y creemos que su realidad del tiempo y del espacio es verdadera —que es lo que hacemos "usualmente"— entonces nos convertimos en el Hijo separado de Dios.