Lección 237 - UCM

Ahora quiero ser tal como Dios me creó.
Hoy aceptaré la verdad acerca de mí mismo. Me alzaré glorioso, y dejaré que la luz que mora en mí irradie sobre el mundo durante todo el día. Le traigo al mundo las buenas nuevas de la salvación que oigo cuando Dios mi Padre me habla. Y contemplo el mundo que Cristo quiere que yo vea, consciente de que pone fin al amargo sueño de la muerte; consciente de que es la llamada que mi Padre me hace.

Cristo se convierte hoy en mis ojos, y en los oídos que escuchan hoy la Voz que habla por Dios. Padre, vengo a Ti a través de Aquel que es Tu Hijo, así como mi verdadero Ser. Amén.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Programa de 42 días de tratamiento de prosperidad

"Te pido perdón por querer que seas diferente y me perdono por pretender que así sea"

Cuaderno de gratitud (Cómo materializar nuestros deseos)